Música Clásica online - Noticias, eventos, bios, musica & videos en la web.

Música Clásica y ópera de Classissima

Frédéric Chopin

viernes 26 de mayo de 2017


Pablo, la música en Siana

Ayer

Contrasta2

Pablo, la música en SianaMiércoles 24 de mayo, 20:00 horas. Teatro Jovellanos, Sociedad Filarmónica de Gijón, año 109, concierto nº 1.591. "Chopin' Chopin". Judith Jáuregui (piano), Pepe Rivero (piano), Georvis Pico (batería), Reinier Elizarde "Negrón" (contrabajo). Atractivo y valiente programa de hora y media literalmente sin descanso, donde dos jóvenes pianistas sin complejos afrontaron al siempre exigente Chopin desde dos visiones complementarias que terminan confluyendo. Jugando con el número dos y las palabras, contrasta2 pero no enfrenta2, comprometi2 y refina2, entreteni2 y decidi2, inspira2 e iguala2 como 2 enamora2 de la música de un polaco universal enamorado del piano como nuestros 2 intérpretes. Haciendo un paralelismo entre Velázquez y Picasso capaces de pintar unas meninas con la distancia que pone el tiempo, los lenguajes que evolucionan y se enriquecen, saboreando ambas obras nunca excluyentes sino complementarias, así fue este Chopin por partida doble en Gijón, un privilegio del que pocos han disfrutado en vivo, el de mi querida donostiarra -a la que sigo desde sus inicios- y el del admirado cubano -felizmente descubierto por Toni Zenet-, dos estilos llamados clásico y jazz en perfecta fusión, pues como decía el anuncio del concierto, "Dos pianos, dos orígenes, dos estilos. Un sólo alma", la música sin más, especialmente la buena, la que me gusta, omnívoro devorador de estas joyas y a un paso de la aldea por la autovía minera. Hay a lo largo de los años muchos acercamientos desde el jazz, la genuina música del pasado siglo, a la llamada música clásica, todos los compositores imaginables y en todos los formatos, bebiendo de ese mestizaje a ambos lados del océano, pero poder disfrutar de ambos en el mismo concierto es una apuesta arriesgada de la Sociedad Filarmónica de Gijón que registró una excelente entrada en el teatro del Paseo de Begoña, abierto al público en general con un precio único de 20 €. Algunos despistados, entrados en años, desconocían la causa de ver sobre el escenario una batería e incluso un amplificador, para el contrabajo, pero en cuanto comenzó a sonar el Chopin de los Preludios opus 28 alternando entre Jáuregui y Rivero se hizo la magia y fluyó la música, cercana, presente, delicada sin excesos de decibelios con la acústica perfecta del Jovellanos. Sin pausa y de la una al otro, en compañía del guantanamero Pico y del villaclareño Negrón (que sustituyó al madrileño Mario Carrillo) surgieron contrapuntos realmente coloridos, detallistas, acertados, de la vasca a los solos del cubano saltaron los preludios nº1 (fuerza en el arranque), nº4 (impresionantes todos), nº7 (delicias en pequeño formato), nº18 (profundo), nº20 (el dolor frente al color) y nº23 (cristalino y juguetón), encadenados además de sabiamente elegidos, inspirados e inspiradores, el original limpio de Judith y la reinterpretación de Pepe, ritmos y tiempos variados, danza interior y exterior, fusiones de fuerza y placer, arrebatos con remansos de baladas, un Chopin de acentos variados con una percusión completa de buen gusto más el contrabajo redondeando tímbricas y acentos. La Balada op. 23 nº 1 volvió a surcar dos mares, el Cantábrico y el Caribe, ambos llenos de matices y momentos, calma chicha y galeradas, tonos azulados con torbellinos y huracanes, confluyendo en ese Océano Atlántico que es Chopin, Judith navegando firme en el timón y relevada por º retomando a Rachmaninov y Gershwin, el jazz hecho un brazo de mar que todo lo empapa. España y Cuba reunidas al fin, Donosti cerca de la Francia chopiniana y Santa Clara verdadero centro interior de comunicaciones cubano e intercambio con los Estados Unidos desde cualquier puerto, malecón o cayo, el viejo y el nuevo mundo unidos por este par de talentos del piano. Transitando por la música de ida y vuelta, Judith Jáuregui le dio toda la elegancia de salón retomada por Pepe Rivero en trío, como si fuesen "los boleros de Chopin", la formación clásica llevada a la fusión, al jazz, escuelas europea y cubana de grandes pianistas como son la española y el cubano, femenino y masculino singularmente plurales. El baile de salón, valses o polkas con ritmos caribeños, chachachá y salsa como perfecta disculpa para disfrutar de la Mazurka op. 17 nº 8, la playa de La Zurriola o escaparse hasta Varadero, Donosti es Santa Clara con chirimiri, Santa Clara es Donosti con danzón, elegancia y desparpajo, vacación y vocación, luz y calor, Judith y Pepe dialogando en la intimidad desde una penumbra deslumbrante de alegría compartida entre la escena y el patio de butacas, complementándose y entregando por partida doble a un Chopin casi gaditano de La Habana con el "éxtasis" guipuzcoano. El huracán y la galerna, mar bravo con el Andante spianato - Gran Polonesa Brillante, op. 22, original y revisión, la orquesta reducida a un trío jugando con el Debussy más jazzístico, virtuosismo en estado puro al servicio de Chopin, savoir y sabor, vichyssoise y salsa, champagne y mojito, rape y habano, las excelencias del polaco más francés en manos de dos ciudadanos del mundo surcando mares sobre un navío de 88 teclas, bandera blanca y negra para todo un océano de color. Y faltaba el regalo del Mediterráneo, el Mare Nostrum de Mompou, las "Escenas de niños" con la luz de un Sorolla, la Cataluña europea fronteriza con los franceses capaz de tomar una habanera de Palafrugell y elevarla a un collar de perlas engarzado por esta donostiarra internacional, como su admirada Alicia de Larrocha, para regalarla a los tres cubanos "herederos" de Lecuona, entendiéndola como sólo ellos saben hacerlo. Un concierto para disfrutar en Gijón, capital de la Costa Verde, hoy puerto de amarre de dos marineros con su tripulación, capitaneados por el alma de Chopin.

Ópera Perú

24 de mayo

Lorenzo Costa y Priscila Navarro en recital

La Asociación Cultural Christuskirche presentará este 7 de junio, a las 8.00 pm un magnífico Concierto de Música de Cámara, con tres sonatas para piano y violín, a cargo de los jóvenes talentos peruanos Lorenzo Costa y Priscila Navarro. Lorenzo Costa (violín)Nació en Alemania en 1997. Estudia violín desde los 6 años de edad con su padre, Carlos Costa. Debutó como solista con la Orquesta Sinfónica Nacional en la temporada de verano 2008 con el concierto de Accolay. Se presenta con regularidad en diferentes actividades musicales participando como solista y en grupos de cámara, como en el Festival de Música de Cámara del ICPNA. En 2011 fue aceptado para participar activamente en el curso de interpretación musical de la Profesora Latica Honda-Rosenberg en el marco del Festival “Tibor Varga” en Sion, Suiza.Ha tomado clases maestras con profesores invitados en el Conservatorio Nacional de Música, así como con Lukas David, Alexis Sykes, Midori y Nicola Benedetti. El 2014 ha participado como solista con la Netanya Chamber Orchestra interpretando el concierto de Mendelssohn y este año ha tomado clases maestras con el famoso violinista Viktor Pikayzen en Nueva York.Priscila Navarro (piano)Joven pianista peruana, Inició sus estudios en el Conservatorio Nacional de Música del Perú con la maestra Lydia Hung. Graduada con honores de la Florida Gulf Coast University, de la clase del Dr. Michael Baron. Ha sido becaria de la famosa casa de pianos Steinway. En el 2009, ganó el concurso Kiwanis Music Festival, Toronto, Canadá en la categoría concierto. En el mismo año obtuvo el premio Maddy Summer Artist en Interlochen, Michigan. En el 2010 ganó el concurso Ars Flores, Florida, EE. UU. Además, obtuvo el primer lugar en los concursos Gray Perry y Byrd de la Asociación de Profesores de Música de Florida (FSMTA).  Ha participado en diversos festivales internacionales, incluyendo Interlochen (Michigan, EE.UU.), Corzi Internazionale di Musica (Perugia, Italy), el festival De Chopin a Gorecki, en la Universidad Frédéric Chopin (Varsovia, Polonia), y el festival Rebecca Penneys en Tampa, Florida.Ha ofrecido recitales en distinguidas salas de Perú, Estados Unidos, Italia y Polonia. En agosto de 2015 Priscila inició sus estudios de maestría en la Universidad de Miami, bajo el tutelaje del reconocido maestro Santiago Rodríguez. ProgramaLugar: Asociación Cultural ChristuskircheCalle Monte Casino 190, Santiago de SurcoFecha y hora: miércoles 7 de junio, 8.00 pm Entradas a la venta: Informes al 7043532 o a oficina@ev-kirche-peru.org W.A. Mozart                         Sonata para piano y violín N° 21 mi menorL. van Beethoven                  Sonata para piano y violín N° 7 do menorJ. Brahms                            Sonata para piano y violín N° 3 re menor.




Ópera Perú

5 de mayo

Javier Perianes vuelve en recital

© Daniel García BrunoPianista español ofrecerá un concierto el sábado 13 de mayo como parte de la Temporada 2017 de la Sociedad Filarmónica de Lima. Presentación forma parte de una gira con motivo lanzamiento de su nuevo disco. (Difusión SFL) La Sociedad Filarmónica de Lima (SFL) se complace en anunciar la presentación del virtuoso pianista español Javier Perianes en un concierto que se llevará a cabo el sábado 13 de mayo a las 7:45 p.m. en el Auditorio del Santa Úrsula.Descrito por el prestigioso diario The Telegraph como "un pianista de impecable y refinado gusto, dotado de una extraordinaria calidez sonora", Perianes llegará a nuestro país para ofrecer una única presentación como parte de la Temporada de Abono 2017 de la SFL y en el marco de una gira que el pianista viene realizando por América del Norte y Sur que coincide con el reciente lanzamiento de su nuevo disco dedicado al compositor Franz Schubert.© Josep Molina"Schubert ocupa la primera mitad del programa de mi recital", señala Javier Perianes. "Mi relación con su música comenzó cuando yo era muy joven... Hay tanta profundidad y personalidad en la Sonata en si bemol mayor, así como en la Sonata de piano en la mayor. Estas piezas hablan directamente al corazón. Con frecuencia estas piezas contienen la esencia de la música, sin ornamentos ni nada que distraiga de su pureza." La segunda mitad del programa es una combinación de un homenaje de Debussy a la música española y obras de Falla y Albéniz, que permiten explorar las conexiones entre los compositores."La carrera internacional de Javier Perianes abarca cinco continentes con conciertos que lo han llevado a algunas de las salas más prestigiosas del mundo como el Carnegie Hall de Nueva York, Barbican, Royal Festival Hall y Wigmore Hall de Londres, Philharmonie and Théâtre des Champs-Élysées de París, Philharmonie de Berlín, Musikverein de Viena, Concertgebouw de Ámsterdam, Philharmonic Hall de San Petersburgo, Great Hall del Conservatorio de Moscú y Suntory Hall de Tokio. Asimismo, ha trabajado con maestros como Daniel Barenboim, Charles Dutoit, Zubin Mehta, Lorin Maazel, Yuri Temirkanov, Sakari Oramo, Juanjo Mena, Vladimir Jurowski y Vasily Petrenko, entre otros. La discografía de Perianes, artista exclusivo del sello Harmonia Mundi, es extensa. Abarca desde Chopin, Schubert, Debussy, Mendelssohn y Beethoven hasta Granados, Falla, Turina, Blasco de Nebra y Mompou. Ha sido unánimemente elogiado por la crítica y ha obtenido los premios Choc de la revista Classica, Editor´s Choice de Gramophone y Maestro de la revista Pianiste.Venta de abonos y entradas en Teleticket de Wong y Metro.Javier Perianes, pianoSábado 13 de mayo, 7:45 p.m. Auditorio Santa Úrsula - Av. Santo Toribio 150, San Isidro.Programa:Franz Schubert: Allegretto en Do menor D. 915 / Sonata en si bemol mayor No. 21 D. 960.Manuel de Falla: Homenaje "Le tombeau de Claude Debussy" / El amor brujo, suite para piano / Pantomima / El Aparecido. Danza del Terror /  El círculo mágico- A medianoche / Danza ritual del fuego.Claude Debussy: La soirée dans Grenade (Estampas) / La puerta del vino (Preludio-Libro II) / La sérenade interrompue (Preludio-Libro I)Isaac Albéniz: El Albaicín (Suite Iberia).



Ya nos queda un día menos

27 de abril

Perianes en el Villamarta: nuevos caminos

La noche de ayer miércoles –tuve que pedir un día de permiso sin remuneración, porque trabajo por las tardes– pude disfrutar de un soberbio recital de Javier Perianes centrado en las figuras de Schubert, Debussy, Albéniz y Falla. Soberbio y revelador, porque quedó bien claro que, a sus treinta y ocho años de edad, el pianista de Nerva (Huelva) no se contenta con tocar de manera admirable y con una musicalidad exquisita, cosa que hace desde ya hace mucho tiempo, sino que además se encuentra dispuesto a revisar lo que él mismo ha dicho sobre determinadas obras y a recorrer nuevos senderos interpretativos. Sin ir más lejos, la Sonata nº 13 D. 664 del compositor austríaco fue distinta a la que grabó hace tan solo unos meses, en diciembre de 2016, y acaba de editar Harmonia Mundi. Sobre aquella escribí en este blog lo siguiente: "En su Allegro moderato inicial Perianes apuesta por la galantería ante todo, justo lo contrario de lo que hace Barenboim con la misma página: ninguno de los dos me termina de convencer ahí, a decir verdad, por motivos contrapuestos. Pero en el Andante el pianista andaluz roza el cielo: difícil superar la síntesis de emotividad y belleza sonora que ofrece aquí Javier. Solo un pianista de primerísima categoría es capaz de hacer algo como lo que aquí se escucha. Con un Rondó fresco, espontáneo en el mejor de los sentidos, bellísimo en lo sonoro, pero no trivial sino plagado de claroscuros – fuertes contrastes dinámicos, tremendo el registro grave, clímax hirientes– en la que lo coqueto y lo delicado se dan de la mano con aspectos mucho más dramáticos, se cierra una interpretación que hay que conocer."Bueno, pues ahora la cosa ha cambiado, porque el entonces algo el decepcionante Allegro moderato, que ahora arranca con un sugestivo rubato, no solo se encuentra más paladeado –el tempo es menos rápido–, sino que abandona la mera galantería con que abordaba la mayoría de los pasajes –que no la elegancia, la cantabilidad ni la riqueza de matices– para adentrarse en un universo de claroscuros y tensiones –ya presentes en algunos atrevidísimos contrastes dinámicos del referido registro– que por momento le ponen al borde del precipicio, como si quisiera llegar a una síntesis entre lo mejor de la visión de Barenboim y de la suya propia. El Andante y el Rondo conclusivo vuelven a ser memorables, redondeando así una interpretación no solo excelsa, sino difícilmente superable por cualquier pianista de los que hoy se encuentran en activo. También hubo diferencias notables entre las Drei Klavierstücke D. 946 que registró en 2007 y estas del Villamarta. He vuelto a escuchar el disco y repaso las notas entonces tomadas, de las que ofrecí un resumen en las páginas de Ritmo. Fue aquella una interpretación arriesgada y personal. Sus tempi lentos no caían en lo moroso ni perdían tensión, se encontraba magníficamente construida y era muy sabia en la utilización de los silencios y de la agógica –sutiles retenciones de tempo–. En lo expresivo optaba por una visión ante todo lírica y recogida, meditativa y llena de poesía, de honda concentración interior, trascendida y de gran hermosura. Eso sí, podía resultar resultar un punto chopiniana, mientras que en determinados momentos se echaba de menos garra y extroversión, sobre todo en la tercera pieza, no todo lo temperamental que debiera. La interpretación de anoche se ha parecido en poco a aquella. Los tempi han sido muchísimo menos lentos –lo que en sí mismo no es bueno ni malo– y la visión eminentemente lírica y sensual de entonces ha sido sustituida por otra de enfoque mucho más plural en la que ese componente intimista shubertiano se equilibra con una buena dosis de sentido dramático, de contrastes tanto sonoros como expresivos, de fuego e incluso de arrebato, pero todo ello sin perder el control, el sentido del equilibrio digamos clásico, y manteniendo la más exquisita belleza sonora. Menos unilateral ahora, pues, más rico en concepto, mas atento a las posibilidades de la música sin perder de vista la personalidad schubertiana. Por ende, más indiscutible. De nuevo es difícil superar hoy día esta lectura. Pires lo hace estupendamente, pero con algún detalle caprichoso. Uchida pincha en la primera de las piezas. ¿Y Sokolov? Escuché su disco antes de ir al concierto y, siendo interesantísima su aportación, no me parece tan lograda. Decidió Javier abrir la primera parte uniendo Le tombeau de Claude Debussy del gaditano, La soirée dans Grenade, La puerta del vino y La sérénade interroumpue del francés y El Albaicín del catalán. Debería haberlo avisado al público, porque muchos no conocerían estas obras. Me parecieron grandísimas las interpretaciones de las cuatro primeras piezas, y si en Falla revalidó los excelentes resultados de su grabación para Harmonia Mundi, en las páginas de Debussy abandonó el enfoque abstracto y distanciado, inquietantemente moderno con que hace años abordaba este repertorio para apostar por una visión mucho más cercana y comunicativa en la que el misterio a ritmo de habanera sabe conjugarse con la pasión, la voluptuosidad e incluso el drama; de la capacidad de Perianes para extraer del piano los más ricos colores, para matizar las dinámicas o para acertar con las onomatopeyas que hacen referencia el flamento, ni hablemos. ¿Y el fragmento de Iberia? Pues virtuosismo a tope –el accidente final no tuvo la menor importancia–, electricidad y muchísima pasión, pero no tanto de poesía y de creatividad. Coincido con dos amigos en que el pianista le podía haber sacado mayor partido a la página con unos tempi más reposados y mayor atención a los aspectos impresionistas de la escritura, que también están ahí. Ayer me escuché ocho versiones de la pieza y la de Javier me recordó a la primera de Alicia de Larrocha, que la inmensa pianista barcelonesa maduraría sensiblemente en sus dos registros posteriores. Algo parecido a lo que ocurrió con El Albaicín se puede decir de El amor brujo. A mí me enganchó desde la primera hasta la última nota por la electricidad de su fraseo, por su vibrante temperamento y por su profundísimo sentido de lo español, pero no me terminó de convencer porque ese absoluto control de los medios de la primera mitad del programa se perdió en aras del exceso de nervio: me hubieran gustado una "Pantomima" más paladeada (¡qué excelsa música!) y una "Danza del terror" más curvilínea, más atmosférica, con más recovecos; ahora bien, en "El círculo mágico" Perianes rozó el cielo con una concentración y una capacidad para destilar magia sonora insuperables. De propina, la excelsa Mazurca op. 17/1 de Chopin dicha con el más perfecto estilo y la más sublime poesía. Tremendo y justificadísimo éxito entre el público, y larga cola de chicos del conservatorio para pedir autógrafos y sacarse fotos. Gran noche de música.

Frédéric Chopin
(1810 – 1849)

Fryderyk Franciszek Chopin (22 de febrero o 1 de marzo de 1810 - 17 de octubre de 1849) fue un compositor y virtuoso pianista polaco. Es considerado como uno de los más importantes de la historia. Su perfecta técnica, su refinamiento estilístico y su elaboración armónica han sido comparadas históricamente con las de Johann Sebastian Bach, Franz Liszt y Ludwig van Beethoven por su perdurable influencia en la música de tiempos posteriores. La obra de Chopin representa el Romanticismo musical en su estado más puro.



[+] Mas noticias (Frédéric Chopin)
24 may
Ópera Perú
22 may
Scherzo, revista ...
5 may
Ópera Perú
3 may
Scherzo, revista ...
29 abr
Google Noticias E...
29 abr
Google Noticias C...
27 abr
Ya nos queda un d...
22 abr
Esfera Wordpress
22 abr
Esfera Wordpress
5 abr
Esfera Wordpress
4 abr
Google Noticias A...
4 abr
Google Noticias E...
4 abr
Google Noticias C...
4 abr
Google Noticias M...
4 abr
Google Noticias E...
4 abr
Google Noticias C...
4 abr
Google Noticias E...
4 abr
Google Noticias M...
4 abr
Google Noticias E...
4 abr
Google Noticias A...

Frédéric Chopin




Chopin en la web...



Frédéric Chopin »

Grandes compositores de música clásica

Piano Prelude In E-minor Nocturnos Marcha Funebre Mallorca Mazurkas

Desde enero del 2009 Classissima ha facilitado el acceso a la música clásica y ha expandido su público.
Classissima ayuda tanto a aficionados como a expertos de la música clásica en su experiencia con la internet.


Grandes directores de orquesta, Grandes intérpretes, Grandes cantantes de ópera
 
Grandes compositores de música clásica
Bach
Beethoven
Brahms
Chaikovski
Debussy
Dvorak
Handel
Mendelsohn
Mozart
Ravel
Schubert
Verdi
Vivaldi
Wagner
[...]


Explorar 10 siglos de la música clásica...